Proyector profesional

Si buscas información para comprar un proyector profesional, has venido al lugar acertado.

Los proyectores de uso profesional se han instalado por completo en nuestro día a día. En escuelas, oficinas, salas de reuniones o conferencias, auditorios… Y no sólo en los entornos académicos o profesionales, si no que cada vez los podemos ver más en negocios como bares, donde proyectar un partido permite que todos los clientes lo vean sin problemas. En definitiva un proyector para presentaciones se ha convertido en un estándar para mostrar diapositivas u otro tipo de contenido en un tamaño óptimo.

proyector profesional

Los proyectores para uso profesional se caracterizan por tener un brillo adecuado a las condiciones de la sala donde se vayan a proyectar. Lo normal es buscar un proyector de 3000 lúmenes. Pero incluso si esto no es suficiente, deberemos irnos a un proyector de 5000 lúmenes. Esto dependerá en gran medida de luz ambiente que se nos cuele en la sala, así como el tamaño de la pantalla y la distancia que haya entre la proyección y la última fila de personas. Cuanto mayores sean estos factores, mayor la potencia lumínica necesitaremos para un correcto visionado.

Si crees que necesitas más información puedes ir a la categoría de consejos. Ahí encontrarás todo tipo de información útil para ayudarte en la compra. Si en cambio lo que estás buscando es información sobre proyectores de cine en casa, mini proyectores de bolsillo, o accesorios como una pantalla de proyector, te recomiendo que visites las otras secciones desde estos enlaces o desde el menú.

Características de un proyector para uso profesional (oficina, clase...)

Para un uso profesional, las características más importantes a las que debemos prestar atención son:

  • Brillo: deberíamos priorizarlo por encima de todo. Es aconsejable superar los 2.500 lúmenes para salas con luz ambiente. Además, hemos de tener en cuenta que a mayor distancia del proyector con la pantalla se pierde luminosidad. Así que si conjugamos estas dos variables, no sería de extrañar que para entornos profesionales debamos irnos tranquilamente a 4.000 lúmenes o incluso los 5.000.
  • Contraste: siempre cuanto más mejor, pero si el uso principal serán presentaciones sencillas no debería importarnos demasiado. Dependerá como siempre del tipo de contenido que vayamos a proyectar.
  • Resolución: con la SVGA (800 x 600) tendremos más que suficiente para presentaciones. Sin embargo, si la información que mostramos es más compleja que simples gráficos o visualización de datos, puede que nos tengamos que ir a la resolución XGA (1.024 x 768). Además, lo fundamental es que el ordenador que conectemos habitualmente al proyector soporte estas resoluciones. Con la SVGA no habrá problema. Pero para la XGA o superiores, mejor asegurarnos antes de que la tarjeta de vídeo del ordenador la soporta.
  • Extras: en un entorno profesional, que el proyector admita la entrada USB suele ser una opción muy demandada. De esta manera, si no tenemos un ordenador conectado, con un simple pen drive nos bastará para realizar nuestras presentaciones.

Como cada empresa y cada negocio son un mundo, la elección del proyector idóneo siempre es algo muy personal y que responde a las necesidades de cada cual. Y a las condiciones de la sala de proyección.

A tener en cuenta sobre los proyectores profesionales...

Lo que recomendamos para la elección de un proyector profesional es que no se escatime, y más si se utilizará de cara a clientes. Si queremos determinada potencia lumínica los proyectores de gama baja no podrán ofrecérnosla.

Respecto a la tecnología de vídeo proyección no nos debería importar demasiado cuál escoger, tanto LCD como DLP nos ofrecerán productos competitivos. Pero cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Si quieres conocerlas a fondo te recomendamos leer este artículo sobre ellas. 

En cuanto a la fuente de luz empleada, a día de hoy hay proyectores led que consiguen una buena potencia lumínica. Aunque no lleguen al brillo de las lámparas tradicionales para precios similares, la gran ventaja que ofrece el led es la duración de su vida útil. Llegando sin pestañear a las 20.000 horas de uso. Por otro lado, las lámparas están consiguiendo llegar hasta 6.000 horas de uso en su vida útil. Así que todo será echar cuentas y ver que nos merece más la pena:

  • Conseguir un brillo nativo más potente con una lámpara. Pero sabiendo que su duración es más limitada.
  • Invertir un poco más en una fuente de luz led. Y ahorrarnos el coste de mantenimiento que supone cambiar la bombilla.

Otro dos argumentos a favor del led son:

  1. Menor consumo: de todos es sabido que la luz led consume menos que las bombillas tradicionales, por lo que a la larga produce un ahorro.
  2. Factor ecológico: porque no contiene sustancias contaminantes, como es el caso del mercurio.

Honestamente, nuestra recomendación siempre será a favor del led. Y si el bolsillo lo permite, la tecnología híbrida láser led en la vídeo proyección está ofreciendo unos resultados increíbles, ya que el láser presenta una serie de ventajas frente al led. Además, está siendo muy bien acogida por el mercado, por lo que sus precios son cada vez más competitivos.

comprar proyector profesional
proyector profesional

¿Y de qué precios hablamos para un proyector de uso profesional?

Como ya hemos comentado, para para la compra de un proyector profesional no recomendamos irnos a la gama baja. Por tanto:

Gama media

A partir de los 300€ y hasta los 900 o 1.000€. Encontraremos un amplísimo abanico de posibilidades que se ajustarán tanto a nuestro bolsillo como a nuestras necesidades. Como es lógico, a mayor potencia lumínica mayor precio. Pero no siempre es así. Aquí el truco. Como el precio de un proyector es el resultado de un compendio de características, si renunciamos a otras podremos obtener un nivel de brillo superior a precios similares. Por ejemplo, ¿de qué nos servirá que incluya el 3D? ¿Nos servirá que la resolución sea Full HD o nos vale que simplemente sea HD?

Como veis, seremos capaces de encontrar proyectores con una gran potencia lumínica a precios razonables. La clave será restar importancia a otra serie de factores en favor del brillo.

Gama alta

Nos vamos de los 1.000€ para arriba. Lo bueno de estos proyectores es que su vida útil se alargará considerablemente, por lo que podremos considerarlo una inversión a largo plazo. Siempre que el presupuesto lo permita, claro.

Nos ofrecerán una serie de características que nos permitirán utilizarlos en las condiciones más exigentes sin perder un ápice de calidad. Nos ofrecerán una potencia lumínica capaz de alumbrar a distancias considerables para conseguir un tamaño realmente grande pantalla. Además de un contraste y una resolución excelentes.

Aquí la pregunta es, ¿realmente necesita mi negocio un proyector de este tipo? La respuesta será sí para salas con mucho público, como auditorios. O si la imagen proyectada necesita de la mejor calidad para apreciar detalles. Para una simple presentación de diapositivas en power point, pues sinceramente, con un proyector de gama media tendremos más que suficiente.

Artículos sobre proyectores profesionales

proyector para presentaciones oficina clase
proyectores 3000 lúmenes