6 consejos que te ayudarán a elegir tu pantalla para proyector perfecta

Una pantalla para proyector bien elegida hará que le saquemos todo el rendimiento a nuestro proyector. Tanto si quieres conseguir una auténtica experiencia de cine en casa como si la vas a utilizar para realizar presentaciones, la pantalla de proyección debe ser la adecuada.

Ok, todos tenemos un vecino que proyecta sobre la pared o sobre una tela y no se ve tan mal. Eso pensarás hasta que empieces a usar una. Notarás la diferencia. Las hay para todos los gustos y bolsillos, pero lo que está claro es que hará que la calidad del visionado se multiplique.

Sigue leyendo y te enseñaremos qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de elegir tu pantalla perfecta.

pantalla para proyector adecuada

Básicamente hay de 2 tipos de pantallas para proyectores:

  • Fijas: son las que debemos anclar a la pared, y de ahí no se mueven. Ideales si el proyector va a estar siempre en el mismo sitio, como para el uso profesional en aulas, salas de reuniones… Dentro de estas las tenemos totalmente fijas pues se anclan las 4 esquinas. Las que se fijan a un soporte en la parte superior que las guarda enrolladas (las típicas de clase donde el profesor tira de una arandela hacia abajo para extenderla). O una pantalla de proyección eléctrica, donde vienen con un mando a distancia para subir y bajar la misma a nuestro gusto.
  • Manuales: suelen venir con un trípode para su sujeción, y bien se enrollan o se pliegan para guardarlas en su funda. También podemos encontrarlas por el nombre pantalla plegable. Son perfectas si el proyector no estará en una instalación fija y prevemos moverlo a diferentes salas. Como un mini proyector por ejemplo. Si la gente alucina al ver sacar estos juguetitos, imagínate cuando además saques una pantalla para la proyección. ¡Se quedarán de piedra!

La elección es personal, pero resulta obvia. Si no nos importa tener la pantalla anclada a la pared, la elección es una fija. Si preferimos guardarla o si el proyector que usaremos es portátil, mejor una manual.

Por último, resaltar que no sólo encontraremos pantallas planas, si no que también hay pantallas curvas, lo que nos dará una mayor “sensación cinematográfica“. Y las pantallas de retroproyección, que sirven para proyectar la imagen desde detrás de la pantalla.

tipo pantalla para proyector

Formato de la pantalla para proyector

También puede resultar obvio, pero no por ello se nos debe escapar la relación de aspecto adecuada. Depende del uso que les estemos dando al proyector, y del formato nativo que hayamos elegido para este, tendremos:

  • Cine en casa: formato panorámico de 16:9. La inmensa mayoría de contenido que visualicemos tendrán este formato HD. Por tanto, es el idóneo para el uso doméstico. Además, suelen venir estas pantallas con un borde negro que hace de marco con una doble función. Por un lado permite una correcta colocación de la proyección, y por otro ayuda a la vista delimitando la imagen proyectada.
  • Uso profesional: formato 4:3. Sencillamente porque es el formato empleado para presentaciones. Y el utilizado por los ordenadores. En muchas salas todavía vemos pantallas con una relación 1:1 (formato cuadrado), pero siempre será más adecuado utilizar el mismo formato de pantalla que el de la proyección.

Es cierto que se nos presentan muchas películas en formato 2,35:1, también conocido como cinemascope o formato anamórfico. Es el formato que se utiliza en el cine, y es más ancho todavía que el panorámico. Por eso en una pantalla 16:9 veremos este contenido con unas franjas negras arriba y abajo. Aquí tenéis un vídeo que, aunque en inglés, podéis ver la diferencia entre los dos formatos.

Tamaño de la pantalla para proyector

El tamaño que debemos elegir estará ligado con lo que llamamos el factor de proyección. Se explica más en detalle en la guía para comprar proyector. Básicamente lo que nos dice es a qué distancia hay que colocar el proyector para conseguir un metro de ancho de pantalla. Sin utilizar el zoom claro (maravilloso invento que nos salvará de muchas situaciones). Es decir, una relación 2:1, nos indica que para conseguir un metro de ancho de pantalla, debemos situar el proyector a dos metros.

Dicho esto, sabiendo la distancia a la que debo colocar el proyector, o el ancho de pantalla que me gustaría, sólo debemos aplicar esta sencilla fórmula o regla de tres:

Ejemplos

Pongamos que tenemos un proyector de tiro corto, con un ratio de 0,5:1. Por tanto, si medio metro de distancia es un metro de ancho de pantalla, ¿a qué distancia obtengo 1,1 metros de ancho de pantalla?. Multiplico 0,5 por 1,1 y nos sale que a 55 cm de distancia obtenemos 110 cm de ancho de pantalla.

Y si tenemos un proyector de tiro normal, lo típicos de relación 3:1, ¿a qué distancia obtenemos 90 cm de ancho de pantalla? Pues 3 por 0,9 igual a 270 cm de distancia. Así de sencillo.

No obstante, los proyectores vienen con zoom y muchos incluso con la función keystone, la cuál nos ayuda a corregir el enfoque y el tamaño. Y en las páginas webs de los fabricantes podemos encontrar calculadoras de distancia según el modelo que hayamos adquirido. Aquí el ejemplo de los proyectores Casio.

La ganancia, la característica clave

La ganancia de la pantalla mide la cantidad de luz que refleja. Con una ganancia de 1, la pantalla refleja toda la cantidad de luz por igual. Son pantallas de una tela neutra y color blanco mate.

Sin embargo, tenemos ganancias negativas (por debajo de 1, por ejemplo, de 0,8). Estas son útiles por ejemplo para dos propósitos:

  • Si queremos utilizar unos altavoces externos detrás de la pantalla. Entonces la tela presentará microperforaciones, apenas perceptibles por el ojo humano. Y que dejarán pasar la acústica del sonido.
  • Si queremos restar brillo a la proyección, como por ejemplo para los proyectores LCD. En este caso suelen ser pantallas de colores grises que atenúan el brillo de la imagen.

Y como es lógico, tenemos ganancias positivas cuando queremos ganarle brillo a la proyección. Como por ejemplo en entornos profesionales donde tengamos luz ambiente.

Si no queremos complicarnos la vida lo mejor es una ganancia neutra. Hay quien recomienda siempre una ganancia elevada para contrarrestrar la luz ambiente o una posible carencia de brillo del proyector. Sin embargo, hay que ser conscientes que a medida que ésta aumenta, se modifica el ángulo de visión, ya que el brillo se concentrará en el centro. De esta manera los espectadores deberán estar lo más centrado posible.

Consejo sobre la ganancia

  • Pantalla para cine en casa, si no queremos liarnos ganancia neutra de 1. Si podemos controlar la luz ambiente dejando la habitación totalmente a oscuras, o si queremos poner los altavoces detrás de la pantalla, entonces nos puede interesar una ganancia negativa para que la imagen sea más relajada. O una ganancia positiva si queremos ganarle luminosidad a la imagen.
  • Pantalla para uso profesional, ganancia positiva si queremos elevar el brillo que nos ofrece el proyector. Ahora bien, teniendo en cuenta que deberemos tener a la audiencia lo más centrada posible.

Material de la pantalla

Se fabrican pantallas de diferentes y variados materiales como telas, plásticos, vinilos de PVC, poliéster, etc… Cada material confiere unas características a la pantalla. Pero independientemente de su mejor o peor calidad, algo que resulta importante es que la pantalla no presente arrugas, dobleces o manchas que estropeen la calidad del visionado.

Aquí las pantallas fijas ofrecen la ventaja de estar siempre totalmente estiradas, frente a las pantallas portátiles donde deberemos ser muy cuidadosos a la hora de guardarlas. Limpiarlas adecuadamente con regularidad también evitará que disminuya la calidad de la imagen.

Instalación y distancia del visionado

Para pantallas fijas, asegúrate de que la instalación sea sencilla. Algunas vienen con velcros, otras con fijaciones para atornillar a la pared, y otras incluso están diseñadas para ser colgadas de una cuerda. Para usar en exteriores como una terraza, un jardín o un camping.

Como consejo, se suele decir que si la pantalla es de:

  • Formato 16:9 – o de formato 16:10, la diagonal óptima será la mitad del total del largo de la sala. Si sólo tenemos una primera fila de asientos, también es válido que la distancia sea la diagonal tal cual, o la regla del 1,5 (esto es, 1,5 la anchura de la pantalla). Es decir, que si 120 pulgadas son 3 metros, podemos disponer de una pantalla de esas pulgadas para verla cómodamente a 3 metros de distancia.
  • Formato 2,35:1 – en este caso la altura de la pantalla deberá ser la cuarta parte del largo de la sala.
  • Formato 4:3 – la altura no debería exceder la sexta parte del total de la longitud de la habitación.
distancia pantalla para proyector 16 9
distancia pantalla para proyector 235 1
distancia pantalla para proyector 4 3

Además, la altura de la pantalla respecto del suelo, debería ser de unos 60 a 90 cm en el caso de ser para cine en casa. Y de unos 125 cm para un uso profesional, donde se supone que habrá más filas de asientos.

CONCLUSIÓN

Ya has visto que elegir la pantalla adecuada para tu proyector es una tarea sencilla, pero que si desconocemos estos consejos puede convertirse en algo aleatorio y acabar comprando un producto que no cumpla con nuestras expectativas.

Y vosotros, ¿ya habéis encontrado vuestra pantalla perfecta? Os esperamos en los comentarios para conocer vuestra experiencia y cuáles han sido las claves para decidiros… Si es que no preferís proyectar en la pared 😉

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

3 comentarios en “6 consejos que te ayudarán a elegir tu pantalla para proyector perfecta

  1. Hola acabo de comprarme el proyector epson eh tw 610 es un full HD y puede proyectar en 300 pulgadas .mi pregunta es que no se que tipo de pantalla comprarme para sacarle el máximo partido.

    • Hola Alfonso,

      Para ese modelo de 16:9 puedes mirar esta pantalla para proyector plegable de la marca Niervo. Nos han hablado muy bien de ella. Además, la puedes elegir desde 100 hasta 300 pulgadas.
      Un abrazo,

Deja un comentario