Lúmenes de un proyector

Los lúmenes son la medida del flujo luminoso, la potencia lumínica. Comúnmente se suele decir que un lumen es igual o que equivale a una candela o a un lux. Pero en realidad estas medidas tienen en cuenta el ángulo de emisión de la luz (candela) y la superficie (lux), por lo que hablamos de medidas distintas.

¿Qué son los lúmenes ANSI?

Para establecer un criterio común a la hora de medir el brillo de los proyectores, se adoptó el estándar denominado lúmenes ANSI (“American National Standards Institute“). Así todos se rigen por un mismo procedimiento estándar, permitiendo una comparación de igual a igual. 

Lúmenes led vs lúmenes ANSI

Si un proyector indica lúmenes led en lugar de ANSI, es porque sus valores son mucho mayores. Si el fabricante no indica que sean ANSI y no nos es posible realizar una conversión, intentad leer opiniones de otros usuarios para haceros una idea.

Para un proyector, la elección del brillo es uno de los puntos más importantes, y que más encarece el producto. Por eso hay que acertar en su elección, y no siempre debemos elegir el que mayor luminosidad nos ofrezca. Esto dependerá principalmente de la luz ambiente con la que contemos en la sala de proyección, y en menor medida también de la distancia y el tamaño de la proyección.

¿Cuántos lúmenes debe tener un buen proyector?

Como norma general se suele decir que un proyector necesita:

  • Para cine en casa, donde podremos estar a oscuras, a partir de 1.000 lúmenes quizá ya no nos merezca la pena la inversión para la diferencia. Como recomendación, el mínimo necesario de lúmenes ANSI de un proyector deberían ser 300 para verse bien.
  • Uso profesional, donde se necesita ver de día, los lúmenes necesarios son de 2.500 para arriba. De hecho, algunos entornos donde no se pueda contrarrestar la luz ambiente, necesitarán irse a los 5.000.

¿Estás buscando información para comprarte un proyector?
Echa un vistazo a nuestras reviews más populares: